martes, enero 31, 2017

UN FUNCIONARIO LLEVA 10 AÑOS COBRANDO 50.000€ SIN IR A TRABAJAR


Acude todos los días al trabajo, ficha la entrada a las 7.30 y se va, luego a las 15.30 vuelve a fichar la salida. Recibe un sueldo cercano a los 50.000 euros por su condición de jefe bibliográfico Carles Recio: "Yo sólo he hecho lo que me han pedido que haga"
En el Archivo General y Fotográfico de la Diputación de Valencia le conocen como 'El hombre que nunca estuvo allí'. Los trabajadores del fondo de documentación utilizan el título de la película de los hermanos Coen para referirse al jefe de la Unidad de Actuación Bibliográfica que fue nombrado en 2006 y que lleva más de 10 años sin desarrollar en las instalaciones de este servicio de la corporación provincial la función para la que fue nombrado. 
El caso de Carles Recio se puede simplificar como el de un funcionario para el que se creó un cargo 'a dedo' y nunca lo ejerció ni trabajó en las funciones encomendadas pese a que siempre ha recibido un sueldo por ellas. Recio fue destinado al Archivo provincial el 7 de marzo de 2006 con un puesto de trabajo de nueva creación como jefe de unidad, según se aprecia en el decreto 01378 que emitió el por entonces presidente de la Diputación de Valencia, Fernando Giner. Desde que fue nombrado, Recio nunca tuvo mesa ni ordenador ni ninguna tarea funcional en el equipo de los investigadores del Archivo. Sin embargo, en el documento que firmó Fernando Giner se le asignaban funciones muy claras que debía desempeñar como jefe de la Unidad de Actuación Bibliográfica como la de supervisión de fondos bibliográficos del Archivo después de la distribución de fondos de la biblioteca provincial. 
El funcionario debía encargarse de los proyectos de exposición y publicaciones, relaciones con archivos y bibliotecas de la provincia, consolidación de proyectos de difusión con otras entidades sociales y culturales. Por último, en consonancia a su puesto de responsable del departamento bibliográfico el decreto fija que está obligado a la realización de todas aquellas tareas inherentes al puesto de trabajo y categoría profesional que se le encomienden. En un mismo documento se aclaraba que su cargo tendría «dependencia orgánica y funcional de la directora del Archivo General de la Diputación de Valencia».Se debe tener en cuenta que en el Archivo apenas se dispone de libros y sólo hay una biblioteca auxiliar de consulta prácticamente interna. La Diputación de Valencia dispone, por otro lado, de una Biblioteca provincial que se encarga de todas estas cuestiones. 
Por este motivo, la creación del puesto de responsable bibliográfico fue muy cuestionado cuando fue creado en 2006 por los trabajadores del Archivo porque lo consideraron innecesario. La prueba más evidente de que no ha tenido ningún tipo de utilidad es que Recio no ha participado en ninguna edición ni publicación del centro. Tampoco aparece en las publicaciones de Archivo de los últimos años. Otra evidencia de que el servicio de Archivo provincial no cuenta en su plantilla con Recio es que en el directorio de trabajadores de la página web del fondo de documental no aparece mención alguna de este funcionario. 
En el directorio se justifican todas y cada una de las funciones de los empleos: desde la dirección, pasando por los archiveros, técnicos, administrativos y responsables de sala y depósitos, hasta los becarios. Sin embargo, esta ausencia funcional contrasta con la RPT (Relación de Puestos de Trabajo) del Archivo, donde sí se refleja que Carles Recio ostenta la jefatura de la Unidad Bibliográfica y cobra por este puesto desde hace más de 10 años.Según constata el personal del Archivo, el funcionario acude todos los días a la puerta de la calle Beato Nicolás Factor 1 -al mismo edificio del Archivo donde también se halla el Servicio de Salud Laboral- y ficha con su huella dactilar la entrada a las 7.30 de la mañana y se marcha. Después entre las 15.30 y las 16.00 vuelve a fichar su salida.Este diario, además, ha comprobado la veracidad de este ritual diario y, después de que Recio abandonara el Archivo, ha llamado varios días alternos a la centralita donde sus propios compañeros han confirmado que este trabajador no está nunca en su lugar de trabajo ni tiene ningún tipo de relación con el resto de empleados porque sólo acude al centro para negociar las vacaciones.El sueldo que recibe Recio por su condición de jefe bibliográfico es cercano a los 50.000 euros al año. Una suma que se desprende de su tabla salarial de 45.322 euros, más la antigüedad que recibe por sus años de servicio, y que supone unos 3.298 euros de salario mensual. VICENTE USEROSValencia@vicente_useros - elmundo.es

0 comentarios:

Publicar un comentario